Verdad, justicia, reparación y no repetición

Las víctimas no son sólo protagonistas y parte central del Acuerdo Final, sino que son consideradas por el Fondo como actores primordiales para promover una verdadera reconciliación y perdón en los territorios que permitirá avanzar en la consolidación de la paz.

Por esto, el Fondo ha invertido $34.3 millones de dólares en el apoyo integral a su reparación, a través de la complementariedad de las acciones del Estado en su estrategia de reparación y atención colectiva a víctimas y a la Justicia Transicional.


Con el fin de reparar a las víctimas e impulsar su proceso de reconstrucción individual y colectivo, el Fondo continuó apoyando a la Unidad para las Víctimas y las administraciones locales en su esfuerzo por reparar a los sujetos colectivos y la población desplazada, esta vez a través de la implementación de 10 obras incluidas en los Planes Integrales de Reparación Colectiva (PRIC) y 8 proyectos incluidos en los Planes de Reubicaciones y Retornos, que contienen disposiciones étnicas y de género, acordes a las condiciones de los municipios PDET.


Las medidas de reparación colectiva y los proyectos de retornos y reubicaciones restituyen los derechos a las 20.000 víctimas agrupadas en sujetos colectivos y a la población desplazada en Cauca, Chocó, Meta, Nariño y Norte de Santander, promoviendo una transformación positiva en los territorios altamente victimizados, a través de la construcción de obras comunitarias que fortalecen el capital social. Entre las obras priorizadas se encuentran adecuaciones a centros deportivos, establecimientos educativos, comedores escolares, zonas de recreación, casas de la cultura y la consolidación de emisoras comunitarias.


Los sujetos de reparación colectiva están compuestos por hombres y mujeres que son partícipes de la formulación de las medidas, y que desde los comités de impulso realizan una veeduría al cumplimiento en la ejecución de cada una de ellas. En este sentido, este proceso se adelanta en clave de sostenibilidad y con un enfoque de formulación territorial.


Los proyectos financiados han dado protagonismo a las víctimas poniéndolas en el centro del proceso; no como receptoras, sino como agentes en la búsqueda de verdad, reparación y no repetición. Por esta razón, los proyectos que el Fondo ha implementado, en articulación con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, en adelante, (SIVJRNR) y particularmente la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, están orientados a incrementar el acceso a la justicia por parte de las víctimas que están en los territorios, a través del fortalecimiento de los mecanismos de participación en los casos priorizados por la JEP, y satisfacer, además, los derechos de las víctimas a la verdad, justicia, reparación y no repetición a través del fortalecimiento de las capacidades de la PGN para promover y garantizar la participación de las víctimas ante el SIVJRNR.


Como resultado del acompañamiento de la PGN a las organizaciones de víctimas, se apoya técnicamente la elaboración de los informes ante la JEP de las otras organizaciones de víctimas entre las que se encuentran la Red de Mujeres del Catatumbo, AMUDH (Asociación de Mujeres para la Defensa de los Derechos Humanos), ASOVIDA y Madres de la Candelaria.


El trabajo de estas organizaciones apoyadas a través de la PGN, se suma a los esfuerzos directos que el Fondo promueve desde los territorios. Es así como fueron seleccionadas, a través de dos convocatorias abiertas, 35 iniciativas implementadas por Organizaciones base, para que sea desde allí que se incentive la incidencia de las comunidades en los procesos que abarca la Justicia Transicional. Hasta la fecha, se han entregado a las instancias, no sólo información sobre casos de más de 14.000 víctimas, sino una serie de lecciones y metodologías de trabajo en atención psicosocial o aplicación de los enfoques diferenciales, que las instancias incorporaron para su contacto con las comunidades.